Actividades
271 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Deporte y embarazo: Cosas que debes saber
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(1 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Muchas mujeres se preguntan “¿Es recomendable hacer deporte estando embarazada?” Los expertos son unánimes: sí, siempre y cuando no se trate de un embarazo de riesgo y suprimamos los deportes con riesgos de golpes y caídas o los excesivamente extenuantes. El ejercicio tiene muchísimas ventajas, incluso durante la gestación:

  • Satisfacción con nosotras mismas al realizar una actividad que nos gusta, lo que significa mayor seguridad emocional (muy necesaria en esta etapa de hormonas disparadas).
  • Mayor resistencia física y refuerzo de la zona pélvica.
  • Mejora de la circulación sanguínea.
  • Mayor capacidad pulmonar.
  • Regulación del ritmo intestinal.
  • Combate muchos de los síntomas más molestos del embarazo, como el estrés, la fatiga, los dolores lumbares o el insomnio.

Debemos usar el sentido común y realizar ejercicios acordes a nuestra condición física. Si la mujer en cuestión es alguien acostumbrada a hacer deporte podrá exigirse más que otra que llevase una vida más sedentaria.

Hay ciertos deportes que es mejor evitar durante el embarazo debido a que implican un gran impacto contra el cuerpo o alto riesgo de caídas y lesiones, por ejemplo:

  • Correr sobre asfalto o cinta.
  • Aerobic (por los saltos).
  • Aquellos en los que se utilice cierta violencia (como las artes marciales), los deportes extremos, (como el paracaidismo o el esquí) y los intensos (ejercicios cardiovasculares).

Otros deportes, por el contrario, se consideran beneficiosos durante la gestación, entre los cuales destacan la natación y el yoga. La natación tiene un gran poder relajante; se ejercita todo el cuerpo sin ningún riesgo de impacto y favorece la circulación. Es beneficioso tanto para la madre como para el feto. Pero debemos evitar las zambullidas y el submarinismo. Recordemos que la actividad física debe ser amena y que es importante detenernos ante cualquier síntoma de fatiga o dolor abdominal.

Calentar es esencial para evitar lesiones, especialmente en esta etapa. Ante todo no nos forcemos; durante el embarazo disminuyen la resistencia física y la coordinación, por lo que nos sentimos más torpes y pesadas. Tomémonos el hacer ejercicio como un pasatiempo y no como un reto o una obligación.

COMENTARIOS: