Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Los beneficios de los deportes de Equipo para los Adolescentes
Actividades
627 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Los beneficios de los deportes de Equipo para los Adolescentes
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(1 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Hoy en día, los preadolescentes y adolescentes pasan casi todo su tiempo entre la escuela y actividades sedentarias, el exceso de las cuales puede desembocar en problemas de salud. Los niños que han practicado deporte suelen abandonarlo tras la pubertad, generalmente por falta de tiempo.

Al comenzar su "vida social", toman el deporte como un compromiso o una asignatura más de la escuela, algo que les quita tiempo para estar con los amigos o relajarse después de las clases. Sin embargo, los beneficios del deporte, y en especial de los deportes en equipo, no conllevan sólo mejoras en la salud de los jóvenes, sino que también influyen favorablemente en muchos otros factores:

⁃ Aprenden disciplina. Un equipo sólo funciona bien cuando todos siguen unas normas.

⁃ Trabajo en equipo. Aprenden a confiar en los demás y a hacer que otros confien en ellos.

⁃ Aprenden a manejar la frustración. Está demostrado que en los deportes de equipo se desarrolla más la tolerancia a la derrota que en los individuales. Tanto la victoria como el fracaso recaen en el grupo, no en una sola persona, por lo que el apoyo del grupo evita que se hundan y, así, la autoestima se vuelve más fuerte. De igual manera, cuando el triunfo se reparte también entre el conjunto, lo asumen con más deportividad y menos prepotencia.

⁃ Aumenta la socialización, hará amigos y es importante que a esa edad se sienta parte de algo.

Es importante que sea el propio (pre)adolescente el que elija qué deporte quiere practicar. Cada uno tenemos nuestras propias habilidades y puntos débiles. Tiene que buscar un ejercicio que le motive o no lo practicará con ganas, lo hará mal y su autoestima se debilitarás así como el rendimiento del grupo.

Si nuestro hijo o hija se niega en rotundo a entrar en un equipo, hablémosle de cuántos beneficios le aportará, intentemos crear una imagen positiva y muy divertida en lugar de forzarlo. Un modelo a imitar siempre es un gran aliciente.

COMENTARIOS: