Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
10 consejos para una alimentación sana y equilibrada en la infancia
Alimentación
1725 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
10 consejos para una alimentación sana y equilibrada en la infancia
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Es muy importante que tanto padres como hijos sean conscientes de que es necesaria una alimentación sana y equilibrada para el buen desarrollo de éstos, especialmente, durante la infancia, ya que de ello dependerá su crecimiento.

Algunos consejos que se pueden seguir para ofrecer una alimentación sana y equilibrada a los niños son:

Ingerir una dieta variada donde estén presentes todos los tipos de alimentos pertenecientes a los diferentes grupos alimenticios.

En todas las comidas han de estar presentes las frutas y las verduras, han de comerse al menos cinco al día, de las cuales, tres han de ser frutas enteras.

Realizar 5 comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena), compensando la cantidad de comida con la cantidad de energía que se va a consumir. Con esto será suficiente y bastará para evitar el tan poco adecuado picoteo.

El desayuno es la comida más importante del día, por lo que debe incluir cereales, lácteos y frutas de una manera equilibrada y adecuada.

La hora de la comida ha de ser un momento agradable y familiar. Se aconseja que se les enseñe de pequeños buenos modales, dando el ejemplo necesario, y evitar distracciones como puede ser la televisión.

El agua también forma parte de la alimentación del pequeño. Ha de priorizarse el consumo de ésta a cualquier zumo, refresco o batido.

Evitar las comidas precocinadas o preparadas, ya que éstas suelen contener un alto contenido en grasa y en sal.

No obligar al niño a comer, él sabe cuánto quiere comer y lo que su cuerpo necesita. A este respecto, no se ha de utilizar la comida como un recurso para castigar o premiar al niño.

Reducir el consumo de carne y aumentar el consumo de pescado, ya sea blanco o azul. 

Involucrar a los niños en la compra y en la elaboración de las comidas, así se irán familiarizando con los alimentos, y se interesarán más por probarlos.

Para terminar, hay que señalar que muchos niños están predispuestos genéticamente a ser de una manera o de otra, por lo que tampoco hay que obsesionarse con este asunto. Bastará con que el niño siga una dieta equilibrada y realice ejercicio, al menos, 5 días a la semana para que se desarrolle y crezca de manera sana.

 

 

COMENTARIOS: