Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
5 alternativas a la leche de vaca para niños intolerantes
Alimentación
265 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
5 alternativas a la leche de vaca para niños intolerantes
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

En los últimos años hemos empezado a preguntarnos: ¿Es realmente buena la leche de vaca en nuestra dieta y en la de nuestros hijos? Hay mucha gente alérgica a los lácteos o a la proteína del vacuno.

Además, últimamente se han puesto en duda los efectos de este tipo de alimentos en el cuerpo humano a largo plazo.

Tanto para aquellos que sufran alguna enfermedad que les impida consumir lácteos como para los que se sientan más cómodos excluyendo a éstos de su alimentación, presentamos las siguientes alternativas:

  1. Leche de soja: aunque en principio es el mejor sustituto para la leche de vaca debido a sus muchas propiedades beneficiosas para la salud, como la ausencia de colesterol y la mitad de grasa que la vacuna, también es cierto que es muy rica en fitoestrógenos, a los cuales se les ha culpado de la pubertad precoz en niñas y de la inhibición de la testosterona. A corto plazo no es un mal alimento dado que es muy rico en Omega 3. Pero no se recomienda su consumo salvo en mujeres en edad madura.
  2. Leche de arroz: en los supermercados puede verse enriquecida con calcio ya que su contenido natural es bajo, así como sus niveles de proteínas. Es el sustituto ideal para los alérgicos a la leche animal o intolerantes a la lactosa. Su sabor dulce se aprecia muy bien en las meriendas o para preparar postres.
  3. Leche de almendras: Entre otras vitaminas y minerales, en esta leche se destacan sus niveles de vitamina E y B12. Aunque prácticamente no tiene proteínas, tampoco tiene colesterol ni lactosa y aporta muy poca grasa.
  4. Leche de quinoa: contiene los 8 aminoácidos esenciales para el cuerpo humano. Posee más proteínas que cualquier otro cereal, es un alimento muy completo y además de fácil digestión. El aporte de grasas es muy escaso. ¡Incluso podemos hacer en casa nuestra propia leche de quinoa en vez de comprarla!
  5. Leche de coco: Tiene un alto contenido en grasas, lo que la hace apetitosa y cremosa. No obstante, al ser muy rica en hidratos de carbono, se convierte en un alimento muy energético. No se recomienda todos los días; con moderación, esta bebida puede ser muy beneficiosa para la salud según el compendio de todos sus ingredientes naturales.
COMENTARIOS: