Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
¿Es peligrosa la dieta vegana o vegetariana para los niños?
Alimentación
820 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¿Es peligrosa la dieta vegana o vegetariana para los niños?
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Biológicamente hablando, una alimentación vegetariana o vegana no es natural para el ser humano puesto que somos criaturas omnívoras y nuestro cuerpo se nutre de las vitaminas y proteínas aportadas por diferentes fuentes. No obstante, hoy en día los avances y la información nos permiten adoptar la dieta que moralmente más nos satisface sin que nuestra salud peligre.

A la pregunta de si una dieta vegetariana o vegana sería peligrosa para un niño, la respuesta es que no, siempre y cuando los padres estén bien informados y los niños tengan, de una manera u otra, los nutrientes que necesitan.

El dietista-nutricionista italiano Julio Basulto afirma que “una dieta vegana o vegetariana bien planificada es totalmente compatible con el estado de salud en cualquier etapa del ciclo vital”.

Una dieta correctamente estructurada, ya sea vegetariana, vegana u omnívora, debe tener a misma base: estar basada en frutas y verduras, a ser posible de temporada, en fuentes proteicas de calidad (en el caso de los veganos: legumbres y derivados, frutos secos, semillas y cereales) y, además, es necesario un buen aporte de grasas, algo que en España y en el caso de los veganos, se adquiere del aceite de oliva virgen, los frutos secos o el aguacate.

Posibles carencias de una dieta vegana o vegetariana:

La Vitamina B12 es imprescindible para la alimentación humana, pero al no estar presente en los alimentos de procedencia vegetal se suple mediante cápsulas. Su escasez o ausencia puede poner en grave riesgo la salud del niño. El resto de carencias de las que se habla mucho son, en realidad, especulaciones que hasta hoy no se han demostrado científicamente.

El problema sólo está en la Vitamina B1 y el hierro. Éste último sólo e aconsejable suplirlo clínicamente durante el primer año de vida y por precaución, ya que según los estudios la anemia ferropénica que puedan sufrir los niños veganos o vegetarianos es muy similar a la que sufriría cualquier otro niño. La carencia de ácido fólico se da, de hecho, mucho menos en niños con una alimentación vegetariana o vegana.

COMENTARIOS: