Alimentación
135 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¿Son realmente necesarias las leches de crecimiento para niños?
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(1 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

En este artículo hablaremos sobre las leches de crecimiento. ¿Son realmente necesarias? ¿Sus aportes son esenciales para nuestros hijos? Hoy aprenderemos un poco más sobre este complemento alimenticio que se ha puesto tan de moda para los niños de entre 1 y 3 años.

Como padres nuestra principal preocupación con nuestros hijos es que crezcan fuertes y sanos. Durante el primer año de vida los bebés se alimentan principalmente de leche materna, aunque a partir de los 9 meses ya pueden empezar a complementar la dieta con algo de frutas, verduras, carne…

Pero, ¿cuándo es recomendable que nuestros hijos comiencen a tomar leche de vaca? Generalmente los expertos aseguran que la leche de vaca es recomendable a partir del primer año de vida, cuando los riñones del bebé ya están preparados para absorber la alta cantidad de proteínas y minerales que ofrece. 

Aunque lo recomendable es que nuestros hijos sigan una dieta equilibrada, vivimos en un mundo tan acelerado que es casi imposible llevarla a cabo.

En este punto aparecen los complementos alimenticios que deberían ayudar aevitar el déficit de algunos nutrientes o proteínas en nuestros hijos. Uno de ellos, y que está muy de moda, es la leche de crecimiento. Este tipo de leche está recomendada para niños de entre 1 y 3 años que aportan, según dicen, grandes cantidades de calcio, hierro y nutrientes necesarios para los más pequeños.

¿Pero son realmente necesarias estas leches de crecimiento para nuestros hijos? Aunque se presentan como un alimento ideal para asegurar el desarrollo, los aportes que ofrece pueden ser poco saludables para nuestros hijos.

Uno de los elementos que más preocupa a los nutricionistas es la gran cantidad de azúcares y valor energético que aportan las leches de crecimiento.

Un vaso de leche de crecimiento ofrece unas 60 kcal/100 ml, y si nuestros hijos deben tomar unos tres vasos de leche al día, esto supone una ingesta de unas 360 kcal diarias solo procedente de la leche. Esto supone el 36% de la energía diaria para niños de 1 año y el 25% para los de 3 años.

Por otro lado, el azúcar se ve muy incrementado por la aparición de los azúcares añadidos: sacarosa, glucosa, fructosa…Además de la lactosa, el azúcar natural de la leche, los productores de leches de crecimiento incrementan la ingesta de azúcar con estos azúcares añadidos. ¿Es realmente esto saludable para nuestros hijos? Seguramente no, ya que se incrementan los niveles de azúcar sin ninguna necesidad ni objetivo aparente.

A pesar de la gran cantidad de vitaminas que ofrecen las leches de crecimiento, no aportan ningún nutriente que no podamos encontrar en otros alimentos que nuestros hijos puedan ingerir a través de la verdura, la carne, el pescado…

Podemos llegar a plantearnos que estas leches de crecimiento, además de las vitaminas, realmente no aportan nada que no pueda ofrecer la leche de vaca normal. Además, si a estos inconvenientes le añades el alto coste de este producto, seguramente prefiramos evitarlas tanto por la salud de nuestros hijos como por la de nuestro bolsillo.

COMENTARIOS: