Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Cómo potenciar el talento de nuestros hijos
Educación
173 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Cómo potenciar el talento de nuestros hijos
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Ciertamente hay niños que poseen talentos innatos. Algunos empiezan a desarrollar ciertas habilidades especiales desde muy temprana edad por pura diversión: dibujan, inventan cuentos, practican un deporte que les encanta, tratan de imitar la música que les gusta…

Nosotros como padres, al ver que nuestro hijo destaca en algo, por supuesto queremos explotarlo, convertir esa actividad de entretenimiento en un posible estatus futuro: “Mi hijo puede ser el próximo Mozart/Rembrandt/Baryshnikov…”

Es en ese pensamiento donde radica el error. Nuestros hijos se apasionan con algo cuando no implica una obligación. Debemos apoyarlos e interesarnos por sus logros, pero siempre debemos tener en cuenta que son sus logros; está en sus manos decidir si quieren convertir ese talento en algo más que un simple pasatiempo.

Tal vez lo que les hace feliz es, simplemente, aprovecharlo en sus ratos libres para desconectar de todo lo demás. Muchos padres ven en sus hijos un modelo mejorado de lo que fueron ellos mismos. Por falta de tiempo, talento o recursos no pudieron mejorar en algo que les entusiasmaba pero en lo que, sin embargo, sus hijos destacan.

Y es más tentador de lo que parece intentar que esos sueños de infancia se vean realizados a través de ellos. Así llega la presión, el momento en el que algo que les salía de dentro sin esfuerzo se transforma en un trabajo, la frustración por no ser el mejor o por no trabajar tan duro como a sus padres les gustaría, las discusiones y el hastío. Nadie puede vivir a través de sus hijos.

A continuación, os dejamos unos consejos para ayudar a nuestros hijos a desarrollar su talento de una manera sana:

- Interés: nuestra opinión será la primera que valoren. Debemos mostrarnos interesados en todo cuanto quieran mostrarnos, porque nada frustra más a un niño que el sentirse ignorado por sus padres.

Hagamos críticas constructivas acordes a la edad de nuestro hijo o hija (lógicamente no podemos esperar que un niño de 5 años sepa encajar una figura en un folio o que tenga un dominio perfecto del cuerpo al bailar). Éstas le harán ver que realmente le estamos prestando atención tanto a él como a su esfuerzo.

- Sin presiones: Nuestro hijo, en un principio, desarrollará una actividad para sí mismo, porque le divierte o le mantiene relajado. No se exige unas horas de trabajo diario y no se preocupa tanto del resultado como del proceso.

Si nos involucramos en su hobbie de forma abrumadora, acabará por perder el interés. Debe ser él mismo quien se ponga metas. Por supuesto, podemos aconsejarle, pero él debe ser libre para aceptar esos consejos o no.

- Inspírales: háblales de grandes personalidades: artistas, científicos, deportistas… quienes, sin esfuerzo o sin apoyo, nunca habrían llegado a la cumbre de su potencial.

Pero trata el tema como quien cuenta un relato, no como un discurso; debe ser una charla relajada que cale en la imaginación del niño.

- Alimenta su pasión: lleva a los niños a exposiciones, conciertos, exhibiciones deportivas… Éstos les servirán como objetivos y se sentirán más motivados para desarrollar sus habilidades.

COMENTARIOS: