Educación
823 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¿Qué son las Madres de Día?
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

En España, el negocio de las Madres de Día se va abriendo cada vez más camino. Se trata de profesionales (pedagogas, psicólogas o maestras) especializadas en la atención de la primera infancia (de 0 a 3 años) que cuidan de un número reducido de niños en su propia casa, la cual está acondicionada para esta labor.

Sus horarios, por lo general, son de 8:00 a 16:00, y el número de niños de los que se encargan no suelen sobrepasar los 4, especialmente si alguno de ellos es menor de un año. Los precios oscilan entre los 400 y 600 euros mensuales trabajando a jornada completa (230 a media jornada), dependiendo de la Comunidad Autónoma.

¿En qué se diferencian las Madres de día de las guarderías?

Para empezar, el trato es completamente personalizado. Al tener tan pocos niños a su cargo se centran en las necesidades de cada uno. Trabajan la crianza con apego, la cual consiste en darle al pequeño una figura de apego secundaria en ausencia de sus padres. Durante la primera infancia los niños no necesitan socializar, sino recibir atención y cariño, y las Madres de Día se encargan de esto además de enseñar.

Al igual que en las guarderías, se empieza con un período de adaptación. Los padres pasan unas horas con la Madre de Día y el pequeño, reduciendo cada vez más este tiempo a medida que el niño se va familiarizando con la casa y su cuidadora. Las Madres de Día intentan que el ambiente sea para el pequeño lo más parecido posible al de su propia casa, así pueden seguir sus propios ritmos de crecimiento y aprendizaje primarios. También continúan su rutina de sueño, aseo y comida, cosa que a veces no se cumple en las guarderías.

Sin embargo, en España, al contrario que en Francia, Alemania y Reino Unido, este trabajo aún no está regulado legalmente, lo cual significa un gran inconveniente, especialmente a la hora de solicitar ayudas económicas. Además, existe la problemática de la intrusión laboral. Con la crisis, muchas mujeres han empezado a dedicarse a esto sin tener ningún tipo de formación. Así que, si nos decantamos por dejar a nuestros hijos con una Madre de Día, debemos asegurarnos de que es, en efecto, una profesional que pueda darle a los niños todas las ventajas adquiridas mediante su vocación, experiencia y formación.

COMENTARIOS: