Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Técnicas Mindfulness para niños
Educación
455 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Técnicas Mindfulness para niños
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

El Mindfulness (atención plena) consiste en un ejercicio de meditación que busca enfocar la mente en una sola cosa concreta, bien en un pensamiento, un objeto o en la propia percepción sensorial. Se libera así a la mente de cargas.

Su origen se encuentra en la psicología budista, y 25 siglos más tarde, en la actualidad, se han hecho estudios sobre él que demuestran una enorme mejora del rendimiento cerebral al practicarlo. Por ello, estas técnicas se están empezando a incluir en los sistemas pedagógicos.

¿Qué beneficios tiene el Mindfulness en los niños?

  • Control de la frustración a través de la concentración en una realidad presente.
  • Aprenden a enfocar su atención en lo que verdaderamente importa.
  • El cerebro se ejercita, y a largo plazo, su envejecimiento será más lento que en otras personas.
  • Calma el estrés y la ansiedad.
  • Palia dolores crónicos.
  • Mejora la concepción de uno mismo, y por tanto, el estado de ánimo.

¿Qué técnicas Mildfulness podrían realizar mis hijos?

Las siguientes técnicas pueden llevarse a cabo desde los 3 años. A partir de los 10, el tiempo de realización puede prolongarse.

  1. Respiración consciente: la técnica más utilizada. Entre sus múltiples beneficios destaca la calma instantánea de la ansiedad. Se busca un sitio cómodo (como una colchoneta) donde tumbarse, en silencio absoluto o con una suave música de fondo. Se ponen las manos justo sobre el diafragma, inspiramos lentamente, notando cómo nuestras manos suben sin que el tórax se mueva, y expiramos hasta que salga todo el aire, siempre sin forzar la respiración.
  2. Intentar recordar de 5 a 10 cosas que vean por el camino de la escuela a casa: cómo son, imaginar su tacto y su olor, concentrarse en cada una de sus características sin prejuicios.
  3. Consciencia sobre la comida: aprender a saborear y disfrutar, sin prisas, sólo concentrándose en las texturas y sabores. Al igual que en las otras técnicas, si en el proceso acuden a nosotros otros pensamientos no debemos rechazarlos, simplemente dejar que fluyan.
  4. Creatividad: ésta es una de las mejores formas de vivir el presente, subir la autoestima y ejercitar la concentración. Puede desarrollarse de la forma que más le guste a uno mismo, sin el objetivo de crear una gran obra de arte o algo perfecto. Sólo disfrutemos del proceso creativo y de la introspección.
  5. Postura de la rana: la meditación de la rana consiste en quedarse muy quietos, estudiando nuestro alrededor, cada movimiento y cada objeto sin reaccionar de inmediato. Mantengámonos concentrados en el sonido de nuestra respiración para que la relajación se lleve a cabo. Ésta debe de ser tranquila, porque si la forzamos, rompemos el equilibrio.
COMENTARIOS: