Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Como afrontar los cambios de comportamiento de la adolescencia
Familia
883 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Como afrontar los cambios de comportamiento de la adolescencia
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(1 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

A partir de los 13-14 años comienza una nueva e importante etapa en el desarrollo de nuestros hijos: empieza la adolescencia. Estudios científicos han identificado una región específica del cerebro (la amígdala) que causa las reacciones instintivas como el miedo y el comportamiento agresivo. Esta región se desarrolla muy pronto, mientras que la corteza frontal, el área del cerebro que controla el razonamiento, lo hace más tarde y muy poco a poco, alagándose su proceso de desarrollo hasta bien entrada la edad adulta.

Escáners del cerebro en acción muestran que los cerebros adolescentes funcionan de manera diferente a los adultos en cuanto a toma de decisiones y resolución de conflictos, ya que sus acciones se guían más por la amígdala que por la corteza frontal.

Debido a esto, los adolescentes tienden a:

- Actuar impulsivamente sin sopesar las consecuencias.

- Malinterpretar las señales sociales y emocionales.

- Verse envueltos en accidentes y peleas.

- Comportarse de forma arriesgada y hasta peligrosa.

Biológicamente no tienen la madurez de actuar de forma diferente. Así hemos sido todos a esta edad. Pero esto no significa que todo valga.

¿Qué podemos hacer contra esto entonces?

- Pasar tiempo con él y prestarle la atención que necesita sin agobiarle.

- No lo juzgues precipitadamente. Él no conoce otra forma de controlar ese manojo de sentimientos nuevos, pero tú sí y puedes enseñarle. Los adolescentes viven en una especie de miedo permanente ante los cambios a los que se enfrentan y tenemos que comprender ese miedo en lugar de desesperarnos.

- Niño, adolescente o adulto, nuestro hijo siempre será nuestro hijo; lo conocemos y sabemos si algo lo carcome por dentro. La comunicación es esencial: descubre qué le ocurre y dale posibles soluciones. Nosotros ya pasamos por todo esto; podemos serles de más ayuda de la que ellos piensan.

- Necesitan límites: pocas normas pero claras y firmes.

- Evita las batallas que empiece siempre él. Recuerda que no razona como tú, en tu madurez física y emocional, esperas que lo haga.

- Que se sienta libre de expresar sus emociones. No lo obligues a ello. Incúlcale esta libertad desde pequeño para que, a esta edad, siga confiando en ti cuando se le presenten dificultades.

- Ejemplos positivos.

- Las actividades físicas son fundamentales en esta etapa: desfogan toda esa rabia, se entretienen, crean lazos afectivos y de compañerismos y aprenden disciplina.

COMENTARIOS: