Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
La importancia del deporte en la educación infantil
Familia
5305 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
La importancia del deporte en la educación infantil
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
2.8
(4 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Tal vez haya padres que sueñen que su hijo o su hija llegará a ser un deportista de élite, un Rafa Nadal o un Michael Phelps. Tal vez quieran que su hijo sea el sucesor de Fernando Alonso, o de Iker Casillas. Bien, soñar no es nada malo, si eso estimula la capacidad de superación de los niños, cuyos sus ídolos son, muchas veces, grandes deportistas. Sin embargo, el deporte infantil no es solo una proyección de los padres de cara al futuro de sus hijos. El deporte infantil cumple o puede cumplir una función mucho más amplia que la de ser un icono deportivo: ayudar a los niños a ser persona.

Beneficios del deporte infantil

Toda una generación de jóvenes padres recuerda cómo se inició en algún deporte en la infancia: en el colegio, o en algún club deportivo. La práctica deportiva infantil no tenía entonces el objetivo, tal vez, de llegar a ser un deportista de élite, sino adquirir una serie de habilidades y fortalezas que siguen siendo necesarias. Entre ellas, el deporte para niños facilita la integración en un grupo, donde se aprende a trabajar en equipo, a ganar con limpieza, se aprende a perder, a aceptar como buenas las normas que nos impone el propio juego, las órdenes del entrenador... etc.

Todo ello hace que los niños y niñas vayan aprendiendo disciplina para cumplir horarios y rutinas de entrenamiento. También ayuda a ganar reciedumbre, necesaria para aguantar el frio, el calor, o el esfuerzo del propio ejercicio físico. Ayuda a conocer qué es el compañerismo: todos ganamos si todos jugamos; el respeto: hacia el contrincante, hacia el resto de compañeros, hacia las normas y, en definitiva, ese espíritu deportivo que marca una impronta en el devenir de la vida: a veces se gana, a veces se pierde.

Inicialmente puede no ser más que un juego que les irá formando en el afianzamiento de la autoestima, la constancia, el control de las emociones y la superación personal. Toda una escuela de virtudes y actitudes que luego le serán básicas en la vida.

Papás en las gradas

Como en todas las actividades de los hijos, los padres pueden y deben tener una participación activa y una función educativa. Si los padres se limitan a llevar a sus hijos a la piscina, a la cancha de entrenamiento o al partido del sábado, poco harán por conectarse con sus hijos teniéndolo tan fácil. Compartir las victorias y las derrotas y todas las vicisitudes del deporte es una fuente de unión entre padres e hijos que conviene no desaprovechar. Es una fuente segura de autoestima para los hijos el que sus padres les acompañen en esta faceta y comenten cada jugada.

En esas charlas se pueden comentar las acciones del árbitro, el comportamiento de los demás jugadores... Se puede animar cuando se ha perdido y ayudar a digerir una derrota o festejar una victoria. Los padres también podrán animar a su hijo a hija a que no abandone antes de tiempo o, al contrario, le indicarán cuándo es el momento de pasar a otras actividades.

Un paso más allá del deporte infantil

Hay que tener cuidado con exigir demasiado en una práctica que significa un elemento más, un complemento, en su desarrollo educativo, y no exigir al niño o la niña más de lo necesario. Otra cosa será que posea unas condiciones idóneas para ir más allá de una mera práctica deportiva, para lo cual deberá estar en contacto con el entrenador y entre ambos ver la conveniencia o no de seguir adelante.

En este sentido puede ser útil y orientador el informe elaborado por la ONG Save the Children, "Niños en competición", que publicó con motivo de los JJOO de China. Indicaba que la práctica deportiva especializada puede darse a partir de los 13 años, y considera que antes de los 7 años no debería practicarse el deporte de forma competitiva.

COMENTARIOS: