Familia
349 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Los 5 errores más comunes en padres primerizos
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(1 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Dado que cada bebé y cada familia son un mundo, no hay cursos ni información ni consejos suficientes a la hora de enfrentarnos con la paternidad/maternidad por primera vez. Cometeremos errores, sí, igual que todos los han cometido y los cometerán en su momento. Se aprende con la práctica y el día a día.

Así que lo primero que tenemos que hacer es relajarnos, tomar aire y decirnos a nosotros mismos “todo irá bien”.

A continuación os diremos los 5 errores más frecuentes de los padres primerizos (lógicos y normales, seguramente también inevitables):

  1. Sobreprotección: cuando nos ponen a nuestro hijo en los brazos lo veremos como una cosita delicada e indefensa. Una reacción que se les viene a la mente a muchos padres es el frío; creen que el “nuevo mundo” será gélido para el bebé y les cubren de ropa y mantas, incluso en verano. Otra es la de dejarlo dormir en nuestra cama si no quiere dormir en la cuna: ¿por qué no debemos hacerlo? Aparte de por lo obvio (aplastamiento o asfixia) no es aconsejable que el pequeño tome esto como un hábito en el futuro. Cuanto más tiempo pase permitiéndole esto, mayor repercusión tendrá en su desarrollo emocional.
  2. Nos volvemos “pesados”: los padres primerizos tienden a ser monotemáticos en cuanto a su bebé. Y aunque nosotros veamos a nuestra criatura como la más encantadora y fascinante del mundo, debemos recordar que no todos pensarán igual. Bombardear a los demás con fotografías y vídeos de nuestro bebé entraría también en esta categoría: le haremos miles de fotos, pero cuidado al compartirlas, no sólo seremos pesados, sino que además ponemos en riesgo su seguridad según a quién se las enviemos o dónde las publiquemos. A veces también tendemos a ignorar a nuestra pareja cuando el tener un hijo juntos debería de fortalecer aún más nuestro lazo.
  3. Angustia constante: cada gesto o sonido que haga el bebé parecerá algo grave: regurgitación de la leche, cambios en las deposiciones, llanto, la cantidad de leche que toma… Olvidamos que los bebés se desarrollan muy rápido. Podemos consultar al pediatra si vemos algo realmente inusual, pero seamos racionales, el cuerpo de nuestro hijo cambiará constantemente, especialmente el primer año de vida.
  4. Llevar al bebé a sitios muy concurridos: es un error no sólo porque los bebes son irritables y necesitan calma, sino también porque su sistema inmunológico es aún muy débil y es carne de cañón para infecciones.
  5. Lavarlo demasiado: los pediatras aconsejan lavarlo 2 o 3 veces por semana. Al cambiarlo de pañal sí que debemos limpiarle el culito y sus manos o podría coger una infección.
COMENTARIOS: