Recursos educativos
1334 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¿Cómo deben ser los cuentos para el bebé?
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
4
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

De sobra es sabido que no todos los cuentos sirven para todas las edades, ya que en función de ésta, vuestro hijo demandará una cosa u otra.

Quizás os estéis preguntando cuándo debéis comenzar a leer cuentos a vuestros hijos, y la respuesta es muy simple, lo más pronto posible. 

Es verdad que durante los primeros meses de vida, vuestro bebé no entenderá lo que se le dice, pero sí mostrará especial interés por la entonación de vuestra voz cuando le habláis.

Por este motivo, es importante que a la hora de contar un cuento a vuestro bebé, tengáis en cuenta varias cosas:

- Los cuentos deben ser sencillitos, donde las imágenes sean las protagonistas, y no el texto (muchos carecen de este último).

- A la hora de contar el cuento, prestad mucha atención a la entonación, ya que es por donde transmitiréis las emociones a vuestro bebé.

- Cuando contéis el cuento, es necesario que estéis cerca de vuestro bebé, dejando que pueda ver las páginas, e incluso tocarlas.

- Tened siempre presentes, la sonrisa, el abrazo o la caricia, para que se convierta en un momento agradable y divertido.

Es importante que los primeros libros del bebé estén repletos de imágenes simples con colores llamativos (animales, niños, etc.), que tengan textos simples, e incluso, que presenten algunas texturas, de esta manera, ayudareis a la estimulación temprana del pequeño.

Hoy en día existen muchos cuentos para los primeros años del bebé, donde se utiliza el juego del escondite, el cual, invita a los niños a interactuar con los libros, algo que sin duda les parecerá mágico, ya que no sabrán cómo un elefante puede esconderse dentro de un libro.

Según vaya creciendo vuestro hijo, podréis ir ofreciéndole cuentos con historias más complejas pero todavía sencillitas, y mejor si están basadas en la vida cotidiana, ya que de este modo, vuestro pequeño podrá seguir la historia, e incluso, empatizar con el personaje. 

Más adelante, cuando vuestro hijo haya desarrollado más la imaginación, se interesará por cuentos con personajes fantásticos, por lo tanto, será el momento de introducir en sus lecturas, este tipo de género u otros similares.

COMENTARIOS: