Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
El papel del padre en los primeros meses
Familia
1508 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
El papel del padre en los primeros meses
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Durante los primeros meses de vida, el bebé tendrá una relación muy estrecha e íntima con su madre, no obstante, este vínculo no debe ser excluyente, por lo tanto, el padre también debe jugar un papel fundamental en la crianza del pequeño, desde el primer día. El desarrollo del bebé depende también del papá.

A partir de los 6 meses, vuestro bebé comenzará a distanciarse gradualmente de la madre y a intentar buscar su propia autonomía. 

En esta fase y a diferencia del período posterior al nacimiento, el vínculo con la madre se redefinirá, y por lo tanto, el pequeño dejará de tener una relación de exclusividad con la madre. En ese momento, los dos padres se establecerán como referencia fundamental para el desarrollo físico y psíquico del bebé. 

De este modo, el padre deberá aprender a conocer a su bebé, a establecer un vínculo de confianza con él, y por supuesto, dedicar tiempo exclusivamente para ambos. 

Será fundamental, entonces, que tú, como padre, establezcas de forma inmediata, una comunicación física con el pequeño, que lo cuides desde el primer día, que le hables y que le mimes, forjando ese vínculo de confianza entre ambos y haciendo que se acostumbre a ti.

No obstante, tu papel como padre deberá comenzar mucho antes de su nacimiento, realizando diferentes actividades, como por ejemplo:

- Asistiendo a los cursos de preparación al parto.

- Implicándote activa y estrechamente en el embarazo.

- Estando presente durante el parto, de modo que una de las primeras cosas que vea en este mundo, seas tú.

Afortunadamente, durante los últimos años, se ha conseguido acabar con la figura del padre autoritario y desvinculado de la crianza de los hijos, excepto en la imposición de castigos. 

Ahora, cada vez es más frecuente que las figuras del padre y de la madre converjan y se ayuden recíprocamente en el cuidado y en la atención del niño.

De todos modos, lo más importante será que ambos dispongáis de vuestro propio espacio, y trasmitáis una imagen diferenciada a ojos del pequeño, evitando imponer la autoridad del uno sobre la del otro.

COMENTARIOS: