Familia
60 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Cómo adaptarse a la llegada de un bebé
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

La llegada de un bebé, además de una inmensa felicidad, supone también un gran cambio tanto en el hogar como en la vida de una pareja; hay que adaptar el espacio, los horarios, las actividades, etc. Es mejor intentar prevenir todo esto durante el embarazo para que la alteración no sea drástica.

El primer hijo conlleva siempre un reto: es una situación nueva a la que nunca podremos adelantarnos completamente, siempre habrá algo nuevo que nos pille por sorpresa y toda la familia debe adaptarse a ello.

A continuación, os damos una serie de consejos para hacerles esta nueva aventura un poco más sencilla a los padres primerizos:

1. Conocer al bebé. Cada recién nacido tiene su propio carácter y reacciona de forma diferente a los estímulos y necesidades. Este nuevo miembro de la familia es al principio una criatura desconocida e imprevisible, pero es sólo cuestión de detenerse a observarle. Tenemos que empatizar con él, comprender que para él todo es también nuevo. Nuestro objetivo principal es asegurarnos de su bienestar.

2. El ritmo y las necesidades de un bebé también son propias de cada uno. Son los padres los que, al principio, deben adaptarse a ellos, y no al contrario. Esto puede ser lo más difícil de la primera etapa, pues es cuando las rutinas y horarios cambian radicalmente. Los primeros meses son un caos; tanto los padres como el bebé se tienen que acostumbrar a la nueva vida en común. Después de esta etapa el bebé se irá volviendo más autónomo y sus ritmos de alimentación y sueño empezarán a regularse.

3. Podemos encontrar consejo y apoyo en familiares y amigos que también tengan hijos. Compartir experiencias es una forma primordial de aprendizaje.

4. La depresión post parto es algo muy común en las madres primerizas. Puede interferir en el proceso de adaptación y debe diagnosticarse y tratarse lo antes posible. Esto no significa que no esté preparada para su nuevo rol: las hormonas son una montaña rusa durante y tras el parto y el cambio que se produce en todos los aspectos puede ser agotador. En el caso de padecer esta depresión, necesitará de paciencia y ayuda para afrontarlo.

COMENTARIOS: