Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
¡No me gustan las lentejas!
Alimentación
2994 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¡No me gustan las lentejas!
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(4 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

No es tan fácil que los niños se inclinen de forma natural a comer legumbres y verduras, esto lo saben muchos padres. En su menú ideal aparecen las patatas fritas, el chocolate, los dulces, las hamburguesas... alimentos buenos si se intercalan adecuadamente en un menú variado en el que también aparezcan las lentejas, las alubias, los garbanzos, las espinacas... Así que la alimentación infantil indica que en la cocina y en la mesa hay tarea que hacer: procurar que los menús sean variados y atractivos.

Comer en familia

Una de las primeras tareas para necesarias para enseñar a comer, y a comer también lentejas, es procurar que los niños coman en el ámbito familiar, siempre que sea posible, ya que muchos comen en el colegio, aunque no los fines de semana, claro. Según Anthony Daniels, médico y ensayista británico, no comer con otro miembro de la familia y tomar frecuentemente comida precocinada o comprada obstaculiza el desarrollo de hábitos alimentarios sanos y el autocontrol.

Los niños se acostumbrarán a comer legumbres y verduras cuando vean que sus padres lo hacen de forma habitual. Aunque no es recomendable forzarles si los platos con estos ingredientes no les atraen mucho, sin embargo, habrá que insistir con paciencia e imaginación, variando platos que les encantan con aquellos que les gustan menos.

Platos de cuento

Un truco que suele funcionar bastante bien es poner en marcha la imaginación y pedirle a nuestro hijo/a que él mismo nos ayude a confeccionar un paisaje con las verduras, por ejemplo, un bosque: los tallos de brócoli son árboles, las patatas hervidas son las nubes, y podemos añadir un puñado de lentejas, que serán las piedras del camino. Una cucharada de mayonesa puede ser el sol, en la parte superior del plato.

Uno de los placeres culinarios de los más peques son las hamburguesas, pues bien, con ese pan redondo, blandito y con semillas de sésamo, podemos poner en marcha algún que otro truco: además de la hamburguesa, podemos añadir algunas alubias rojas, aplastadas, entre la hamburguesa y la capa de kétchup.

En un puré de lentejas podemos añadir pequeños torreznos fritos, o pequeños tacos de bacon, que alegrarán un poco el "desierto" del puré, o dibujar con dosificador de mayonesa un "smaley" o cualquier figura que sepamos que le guste a nuestro hijo/a: un barco, un coche, una bici, un sol, una casa, un balón...

Un puré de garbanzos puede ser una "playa" en la que podremos "encontrar" "resto de un naufragio", que serán unos pequeños torreznos y unas lanchas salvavidas, es decir, unas pocas judías verdes. También puede ser un desierto con sus correspondientes cactus, que no serán otra cosa que unos pepinillos colocados en vertical, rodeados de algunas piedras, que no serán otra cosa que un puñadito de lentejas.

Para completar nuestra estrategia, usemos platos decorados con motivos infantiles o sus personajes preferidos y usémoslos de aliados. Ya se sabe que Popeye comía muchas espinacas, ¿no? ;)

COMENTARIOS: