Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Peligros por el consumo de productos dulces sin azúcar
Salud
2090 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Peligros por el consumo de productos dulces sin azúcar
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(3 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Cada vez es más habitual que los niños consuman chicles y dulces sin azúcar, en lugar de los habituales, principalmente, porque los padres son cada vez más conscientes de la necesidad de controlar los niveles de azúcar en la alimentación de sus hijos, no sólo para controlar su peso, sino también, para evitar problemas dentales.

Sin embargo, durante su elaboración y para conseguir que presenten un sabor dulce sin emplear azúcares, se utilizan sustancias elaboradas artificialmente en un laboratorio. Las más comunes son los edulcorantes, concretamente dos, los azúcares alcohol y los polioles. Dichos ingredientes aportan sabor, pero en exceso, pueden provocar alguna complicación para el organismo.

Antes de nada es necesario aclarar que los polioles son edulcorantes que a pesar de que pueden ser de origen natural, la inmensa mayoría se desarrollan en laboratorios, como por ejemplo, el sorbitol y el jarabe de sorbitol, los cuales, a pesar de sus beneficios, también presenta algunos inconvenientes.

El riesgo de consumir estos polioles radica en que pueden originar diarreas o desajustes intestinales, ya que presentan ciertas propiedades laxantes. Esto se debe a que al consumirlos, estos edulcorantes se absorben de forma lenta e incompleta por el intestino, lo que termina por generar un efecto laxante que provoca que se eliminen muchos nutrientes del organismo a través de las heces, haciéndolo de forma continuada, y de ahí la diarrea.

En este caso, no es recomendable consumir más de 50 g de sorbitol, ya que el riesgo de padecer sus efectos secundarios sería muy alto, mientras que en el caso del manitol, otro edulcorante, la cantidad ingerida debe ser todavía inferior, no sobrepasando los 20 g. 

Por esta razón, es aconsejable no sólo limitar su consumo, sino también, que cuando se ingieran, se realice de forma espaciada en el tiempo, es decir, no uno tras otro, ya que de este modo, se incrementará el efecto laxante sobre el organismo.

Por otro lado, también hay que mencionar el caso de aquellas personas que padecen intolerancia hereditaria a este tipo de sustancias, a las cuales, el simple hecho de consumir una pequeña cantidad les puede desencadenar una reacción alérgica.

Para evitar cualquier problema, tanto en el caso de las personas intolerantes como de aquellas que no lo sean, es necesario revisar atentamente las etiquetas de los productos dulces sin azúcar que vayan a consumir, controlando la cantidad ingerida de estos alimentos.

COMENTARIOS: