Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
La Cromoterapia como base de la alimentación infantil
Alimentación
1583 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
La Cromoterapia como base de la alimentación infantil
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

La Cromoterapia es una técnica que emplea los colores para armonizar, estimular o incidir de distintas maneras en el organismo humano. 

Su fundamento radica en la sensibilidad de los ojos a las frecuencias de vibraciones de la luz, lo que en el cerebro se manifiesta como la sensación de color. A partir de este principio, el color se utiliza para proporcionar sensaciones, tratar dolores y dirigir el comportamiento de las personas, es decir, se trata de aprovechar el efecto de los colores sobre distintos aspectos de nuestro organismo.

En lo que respecta a la alimentación, podemos emplear esta técnica terapéutica para complementar una dieta variada y que cumpla con todas las necesidades alimentarias del niño. 

• Amarillo

Los flavonoides resultan muy eficaces para combatir las inflamaciones crónicas. En este caso, incluiríamos los cítricos, los pimientos amarillos, las zanahorias, las calabazas y las frutas exóticas.

• Azul

Los antocianos presentan una función protectora contra la carcinogénesis, es decir, la transformación maligna de las células. En este caso, incluiríamos las berenjenas, los arándanos y la col lombarda.

Respecto al pescado azul, éste contiene ácidos grasos y omega 3, beneficioso por sus propiedades antioxidantes.

• Rojo

Los carotenoides, junto a los polifenoles, ejercen una acción antioxidante y protectora sobre la piel, reforzando las propiedades del tejido conectivo, como por ejemplo, el de los huesos. En este caso, incluiríamos todos los frutos rojos (tomate, pimiento, zanahoria, manzana, etc…).

En cuanto a la carne roja, presenta un alto contenido de proteínas y hierro, aunque también de grasas saturadas, por lo que debe controlarse su consumo.

• Verde

La clorofila, responsable del color verde en las plantas, proporciona una gran cantidad de beneficios antioxidantes al organismo. En este caso, incluiríamos hojas y tallos verdes de plantas, así como algas y frutas de dicha tonalidad.

• Blanco

Las sustancias sulfurosas, responsables del color blanco, son unos de los compuestos más valiosos, pero también más difíciles de introducir en una dieta, debido a que están presentes en alimentos poco digeribles en estado natural, sin embargo, presentan importantes propiedades antitumorales. En este caso, incluiríamos la cebolla, el ajo, los espárragos, la leche, el yogurt o el diente de león.

Completando este espectro de colores en la alimentación diaria del niño, conseguiremos mejorar notablemente su salud.

COMENTARIOS: