Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Los niños y los dulces. Cómo conseguir un consumo adecuado
Alimentación
1651 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Los niños y los dulces. Cómo conseguir un consumo adecuado
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(3 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Los alimentos catalogados como dulces, serán una gran debilidad para los niños, al igual que les ocurre a la mayoría de los adultos, pero habrá que evitarlos dentro de todo lo posible, ya que éstos, no aportarán nada al niño, debido a que son alimentos compuestos por un alto contenido en azúcar y una baja cantidad de nutrientes.

Los niños precisan de alimentos ricos en nutrientes para obtener la energía que necesitan a lo largo del día, evitando en todo lo posible los alimentos con calorías vacías como son los dulces. Lo más recomendable para que este tipo de alimento no se transforme en un problema, es no acostumbrar a los pequeños a ellos, ya de que de lo contrario si se les ofrecen sin límites, preferirán éstos a otros alimentos más sanos para su crecimiento.

Para conseguir un consumo adecuado de los dulces en la alimentación de los niños, será necesario inculcarles una serie de hábitos, los cuales, se pueden conseguir a través de una serie de pautas:

• No catalogar los dulces como malos o prohibidos

Si se les prohíben estos alimentos, solo se conseguirá que los niños los deseen más. Además, se ha comprobado que los niños que crecen en ambientes restrictivos tienen más posibilidades de padecer enfermedades como el sobrepeso o la obesidad.

En este caso, lo mejor será explicarles que existen varios tipos de alimentos, los sanos que les aportarán los nutrientes para crecer, y los que no tienen tantos nutrientes, como son los dulces, que se han de dejar para ciertas ocasiones especiales.

• No utilizar los dulces como premio

Con ello sólo se conseguirá que el niño intente abusar de ello siempre que tenga la ocasión, realizando aquellas acciones que los padres quieren para conseguir el tan apreciado dulce.

• Limitar los dulces de la despensa

Lo más recomendable es tener uno o dos dulces almacenados, y evitar acumular gran cantidad de éstos.

Si se opta por comer dulces como postre y es un hábito de la familia, lo recomendable es que se limite a una porción por persona, enseñándoles así que se pueden comer dulces pero en su justa medida, sin abusar de ellos. Además, de este modo, los niños no esperarán al postre para alimentarse, ya que si no comen lo que tienen que comer, con el postre no se quedarán satisfechos, ya que la porción será la mínima.

COMENTARIOS: