Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Los cumpleaños de los demás
Educación
1698 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Los cumpleaños de los demás
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Las fiestas infantiles de cumpleaños son una ocasión de diversión para los niños y también una de las primeras ocasiones para relacionarse socialmente. Como toda reunión, con la familia o con los amigos, son necesarias unas pocas reglas. En una fiesta de cumpleaños con niños pueden pasar mil cosas: acaban embadurnados de chocolate o se tiran de los pelos, pasando por que destrocen la tarta o que alguno se caiga aparatosamente y llore estrepitosamente. No pidamos peras al olmo, no son adultos y no se comportarán como tales, pero sí hemos de enseñarles a relacionarse.

Pequeña urbanidad de cumpleaños

Algo básico es felicitar al homenajeado. El niño o niña que celebra su cumpleaños, se sentirá contento de que sus amigos le feliciten al llegar. Debemos mostrar a nuestro hijo lo bien que se siente uno cuando se acuerdan de él en primer lugar y no de la merienda. Si es tímido, podemos acercarnos al cumpleañero juntos y felicitarle con un beso. Dejemos que sea nuestro hijo quien le entregue el regalo, si lo hay. A partir de ese momento lo normal es que la iniciativa sea de los anfitriones.

En la merienda la pequeña urbanidad también es necesaria: no coger nada de las bandejas hasta que no se sirvan, no quitar nada de otro plato, compartir lo que más nos gusta sin acaparar, no utilizar comida como "proyectiles", dejar que el homenajeado sople las velas, limpiarse con la servilleta, no llevarse comida en los bolsillos...

Prevenir antes de jugar

Antes de ir preguntémosles cómo será la fiesta: si habrá juegos, juguetes, actuaciones infantiles, qué tipo de merienda se servirá, cuántos niños acudirán... Con esta información podemos ir preparando a nuestro peque, animándole a participar en los juegos respetando a los demás, sin hacer burla o pegar y dejando que todos participen y se diviertan sin apartar a ningún niño. Podemos advertirle de que si no juega así, dejará de jugar o se irá a casa.

Cuando la fiesta acabe, le recordaremos a nuestro peque que se acerque al cumpleañero y le dé las gracias por haberle invitado; si le cuesta, acompañémosle. Después podemos comentar las cosas que pasaron y cómo se comportó, felicitando o corrigiendo. Para ello podemos usar las fotos que hayamos hecho durante la celebración.

COMENTARIOS: