Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Falsos mitos sobre el cuidado después de una enfermedad
Salud
1128 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Falsos mitos sobre el cuidado después de una enfermedad
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Los padres suelen mostrar cierta aprensión cuando sus hijos enferman, sobre todo los primerizos, una sensación que no desaparece durante los periodos de recuperación y convalecencia.

En muchos casos suelen mostrar una actitud excesivamente protectora, o bien, ponen en práctica tratamientos o falsas creencias que no benefician en nada a la recuperación.

Así pues, veamos a continuación algunos falsos mitos sobre los cuidados que hay que poner en práctica durante la recuperación de una enfermedad.

• Poner al niño a dieta

La dieta debe ser igual a cuando el niño está bien, aunque es normal que coma menos cuando no se encuentra bien. Cuando empiece a recuperarse, tendrá más apetito y, en los días posteriores a la convalecencia, comerá incluso más de lo normal, con el objetivo de reponer las energías perdidas.

No existe ninguna enfermedad que requiera una dieta específica, a excepción de los virus gastrointestinales, los cuales, sí que requieren un mayor consumo de líquidos.

• No salir de casa después de tener fiebre

Si se trata de una enfermedad vírica, de entre 3 y 5 días de duración, el pequeño puede salir desde el día después a la desaparición de la fiebre, ya que no existe riesgo de recaída.

• Ir al campo después de una enfermedad respiratoria

Aunque unas vacaciones en la playa o en la montaña, si se tiene la posibilidad de disfrutarlas, siempre resultan positivas, no existe ninguna necesidad médica que aconseje “cambiar de aires” a un niño que ha sufrido algún tipo de afección respiratoria.

• Durante la convalecencia hay que evitar bañarse

Nos encontramos ante un falso mito que carece de todo fundamento científico, médico y de sentido común, pese a que se trata de una creencia absolutamente extendida.

Cuando un niño está enfermo o convaleciente debe mantener una higiene adecuada y regular, bañándose o duchándose con la frecuencia habitual, ya que mantener una higiene personal adecuada aportará bienestar al niño.

En este caso, también habrá que lavarle el pelo, aunque siempre tomando algunas precauciones: el baño o la ducha deben realizarse en un ambiente cálido, así como secar al niño bien y rápidamente después de salir de la bañera.

• Prohibir el huevo si se están tomando antibióticos

Ésta es otra creencia popular que no tiene ningún fundamento científico. Tal y como hemos mencionado anteriormente, la dieta de un niño convaleciente debe ser completamente normal, por lo que puede incluir huevos, incluso si el niño está tomando antibióticos.

COMENTARIOS: