Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
5 Consejos para educar niños más feministas
Educación
283 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
5 Consejos para educar niños más feministas
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(7 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Al contrario de lo que muchos aún hoy en día piensan, el feminismo no es la contraposición femenina del machismo, sino la creencia en la igualdad de géneros en cuestión de derechos, obligaciones y oportunidades. 

En la actualidad, la sociedad aún educa a niños y niñas en roles: azul y rosa, fuerza y delicadeza, doctor y enfermera… Y, aunque poco a poco se va promoviendo más la oposición a estos estándares de género, aún queda mucho por delante.

Nuestros hijos representan la sociedad del futuro. Es nuestro trabajo enseñarlos a respetar a los demás sea cual sea su orientación sexual, género, religión o etnia. Convivir en sociedad de forma pacífica requiere de tolerancia y educación.

En el artículo de hoy, os dejamos algunos consejos para inculcar la idea de igualdad en nuestros hijos varones:

  1. Un NO es un NO: Esto hay que aprenderlo desde pequeños. Olvidemos eso de “quien la sigue la consigue” porque está visto que, a la larga, confunde a los chicos y toman como “romántico” lo que en realidad es acoso.
  2. No estigmatizar el llanto: Los hombres sienten, igual que las mujeres; son humanos. Si nuestro hijo necesita llorar, déjale hacerlo (esto va especialmente por los papás; no se debe decir a un niño que llorar es de mujeres porque a) promovemos la creencia de que las mujeres son por naturaleza más débiles y convertimos el género femenino en un insulto, y b) ahogamos los sentimientos de nuestro hijo y temerá expresarlos libremente en el futuro).
  3. Modelos a seguir: Tienen que ver reflejados en nosotros mismos los modelos que queremos inculcarles. Si ve a mamá ocupándose siempre de las tareas domésticas y a papá sentado viendo el fútbol (por ejemplo), por mucho que le digamos que las labores de la casa son obligación de todos, no lo entenderá y siempre querrá imitar el modelo más cómodo. Háblale, además, de mujeres exitosas de la historia: científicas, artistas, pioneras… Para que vea que cualquiera puede ser lo que se proponga.
  4. No hay un “status inferior”: Hoy en día se les alienta a las niñas a dedicarse al deporte o a las ciencias porque son campos que han estado dominados por los hombres. Sin embargo, pocas veces se les anima a los niños a dedicarse a la danza o a la gastronomía. Lo “femenino” siempre parece caer en un nivel inferior. Esto se ve reflejado desde la infancia en los juguetes: cada vez está mejor visto que una niña pequeña juegue con camiones o robots, pero se sigue estigmatizando que un niño quiera jugar con una cocinita o con muñecas. Tenemos que dejar que nuestros hijos sean ellos mismos, que se expresen de la manera en la que mejor se sientan.
  5. Aprender a valerse por sí mismo y a cuidar de otros: Son demasiados los universitarios masculinos que se independizan sin saber freír ni un huevo, y sin embargo a las mujeres se las “obliga” a aprender todas las habilidades domésticas con las excusa de que “cuando tengas marido e hijos tendrás que cuidar de ellos”. Para su desarrollo personal, es vital que un niño aprenda a cuidar de sí mismo; que no vea a las mujeres como sirvientas que viven para hacer ese tipo de cosas por ellos. Además, también tiene que saber cuidar de otros, ya sean bebés o ancianos, o de mayor se desentenderá tanto de sus mayores como de sus propios hijos; considerará esta obligación estrictamente femenina, algo que no tiene nada que ver con él.
COMENTARIOS: