Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
Los 5 miedos más comunes en los niños
Familia
522 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
Los 5 miedos más comunes en los niños
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(2 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

A partir del primer año de vida empiezan a aparecer los temores, y éstos se incrementan entre los 4 y 6 años, cuando empiezan a tener consciencia sobre las cosas, se exponen a estímulos nuevos e intentan crear sus propias explicaciones para lo que no entienden. 

Cada niño, según su carácter y personalidad, sufre de diferentes miedos. No obstante, hay elementos comunes a todos que incluso nosotros mismos recordaremos haber temido:

  • Miedo a la oscuridad: Es algo lógico. Cuando no podemos ver, hasta el más leve ruido parece atronador. No sabemos de dónde viene cada sonido, nos sentimos perdidos, pequeños y vulnerables. Muchos niños son incapaces de dormir sin una pequeña lamparita. Esto no es malo, es algo que se supera rápidamente. Otra opción es decorar el techo de su cuarto con pegatinas luminosas como estrellas y lunas para crear un ambiente bonito en la oscuridad. Si bien estas pegatinas no dan realmente luz, al menos servirán como distracción. Este miedo está también relacionado con las pesadillas. Cuando un niño (incluso a los adultos nos pasa) se despierta sobresaltado en medio de la noche por un mal sueño y se encuentra metido de lleno en penumbra, siente como que no se ha librado del todo de lo que lo torturaba en sueños.
  • Truenos y tormentas: A muchos niños les asustan los ruidos estruendosos, en especial los producidos por relámpagos y truenos o bien por cohetes y petardos. En el caso de las tormentas, podemos explicarles a qué se deben, cómo se originan, y dejarles claro que mientras estén resguardados estarán seguros. Con respecto a los cohetes y petardos, es un miedo asociado al primero que irá desapareciendo.
  • Animales e insectos: Los niños temen lo que no conocen, y esto incluye a los animales, en especial si son más grandes que ellos, como en el caso de los perros. Se sienten vulnerables, no saben si esa “criatura” puede herirles. Por eso es bueno que, desde muy temprana edad, lo acostumbremos a relacionarse con animales de compañía: acerquémonos a algún perro o gato para acariciarlo e invitemos a nuestros pequeños a imitarnos. Siempre que se trate bien a un animal, éste no tiene por qué atacarnos.
  • Desconocidos: Debido a un instinto de autoprotección, al igual que con los animales, los niños se sienten incómodos con extraños. Pero si nos comportamos de forma natural y relajada, ellos sabrán que no hay nada que temer. Debemos enseñarles a no ir nunca con gente que no conozcan ni a aceptar nada de nadie si no estamos nosotros con ellos.
  • Separaciones o abandono: Se da especialmente la primera vez que van a la guardería. Será quizá la primera vez que nos separemos de ellos durante tantas horas y no están acostumbrados. Temen que no vayamos a regresar. Pero al cabo de unos días, cuando se dan cuenta de que volvemos a por ellos siempre, se les pasará esta angustia.
COMENTARIOS: