Información y contenidos para Padres en Dibujos.net
¡Vamos a ordenar la habitación!
Familia
933 Lecturas
0 Comentarios
Atrás
¡Vamos a ordenar la habitación!
Compartir en:
   Mensaje enviado correctamente
Enviar por E-mail:
Tu nombre:
Tu e-mail:
Nombre de tu amigo:
E-mail de tu amigo:
Tu mensaje:

Enviar
5
(4 votos)
Valora:
    Hoy ya has votado. Espera 24 horas para volver a valorar.

Ordenar la habitación de los niños y guardar los juguetes es una de las tareas para empezar a vivir la virtud del orden. Es importante no solo para que la habitación esté recogida, sino porque el orden es muy importante para las tareas escolares y en general para la vida. Cuanto antes los practique, mucho mejor. El orden nos ayuda a establecer prioridades, a diferenciar entre lo importante y lo urgente, a saber qué tarea debemos acometer primero. Todo ello puede empezar por ordenar los juguetes  en la habitación.

Facilitar la tarea

Como es lógico para los niños más pequeños, no es posible dar la orden "ordena tu habitación". Será necesario enseñar a ordenar, lo primero será contar con los materiales más adecuados para mantener las cosas en orden: cestos o baúles para los juguetes, estanterías grandes y accesibles para cuentos y libros, armarios a su nivel, cajoneras bajas y manejables, una gran papelera... La oferta actual en mobiliario infantil da muchas posibilidades y a precios muy accesibles.

Cada cosa en su sitio

Para que los niños practiquen el orden hace falta enseñarles qué es y cómo se consigue. Para ello comenzaremos juntos la tarea: colocamos los muñecos en determinado sitio, guardaremos en su sitio las pinturas de colores, los papeles irán a la papelera... etc. Poco a poco irá entendiendo cómo se ordenan las cosas, y podremos pedirle que empiece a guardar algunas de las cosas él solo, evitando decir, de forma genérica "ordena tus juguetes", porque no sabrá cómo hacerlo. Vayamos paso a paso.

Una cosa, como es habitual, es clara: primero debemos ser ordenados nosotros: cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa, tanto en su habitación como en el resto de la casa. Procuremos que no pase mucho tiempo para ordenar los juguetes después de haberlos usado: también hay un orden en la actividad: jugar primero y guardar después.

Nos costará, en ocasiones, que el peque obedezca. Podemos aplicar en ese momento algún juego a modo de reto, proponiendo recoger las cosas en menos de cinco minutos, o antes de que hayas contado hasta diez; y también poniendo alguna condición: "no vamos a ver la tele hasta que no esté recogido el cuarto..." Y en eso deberemos ser claros y firmes y no acabar nosotros ordenando las cosas mientras refunfuñamos: es la mejor forma de que no ordenen por sí mismos sus cosas y juguetes.

COMENTARIOS: